TU BOTIQUÍN CASERO

Home / Salud / TU BOTIQUÍN CASERO

CURASANA, culito de rana.

Las plantas medicinales son regalos de la naturaleza. Las tenemos muy cerquita, ahí, al alcance de la mano y son ideales para solucionar algunos problemas de salud.

Caléndula, hipérico, árnica… Son plantas que pueden ayudarte mucho en tu día a día,sobre todo si hay niños en casa. Plantas amigas que resolverán fácilmente los pequeños problemas de salud de tu familia: pequeños golpes, heridas, picaduras de insectos…

¿Quieres preparar tu botiquín vegetal casero empleando únicamente productos naturales? Te contamos cómo hacerlo.

La irritación, descamación y enrojecimiento de la piel son signos frecuentes que pueden aparecer en cualquier tipo de piel y a cualquier edad. Las causas pueden ser variadas: una rozadura de un zapato, un corte en la cocina, una picadura de insecto, o simplemente que nuestra piel es reactiva y se enrojece con los cambios de temperatura o resulta que nuestro hijo tiene la clásica “piel atópica”. Para todos estos síntomas la caléndula es nuestra mejor aliada.

La caléndula es esa margarita naranja que crece como mala hierba en cualquier jardín. Seguro que la conoces. Los pétalos de sus flores actúan suavizando a la piel. Favorece y acelera el proceso de cicatrización, calma el picor y alivia la inflamación local y además es antiséptica. Tiene un montón de aplicaciones que podemos aprovechar sin los indeseados efectos secundarios de otras sustancias y con muy buenos resultados, sobre todo en niños con pieles reactivas o personas con psoriasis. En este sentido actúa disminuyendo el picor, el enrojecimiento y la descamación y aportando nutrición a la piel.

El BÁLSAMO DE CALÉNDULA es un bálsamo concentrado a base de aceite de caléndula, manteca de karité y cera de abejas que no debe faltar en tu botiquín casero o para llevarlo en el bolso:

  • Tu hijo se cae y se hace un pequeña herida… Lavar bien ¡y aplicar bálsamo de caléndula!
  • Te haces un corte en la cocina… Lavar ¡y aplicar bálsamo de caléndula!
  • Te han picado los mosquitos o las pulgas… ¡Aplicar bálsamo de caléndula!
  • Te sale una dermatitis que te pica un montón… ¡Aplicar bálsamo de caléndula!

El hipérico o hierba de San Juan es otro de nuestros aliados. Crece en bordes de caminos y carreteras y al frotar sus flores amarillas verás que tiñe de rojo. Esta planta es calmante, antiinflamatoria local, descongestiva y acelera los procesos de cicatrización, por lo que es muy útil en aquellos casos en los que la piel haya sufrido alguna lesión: pequeñaquemadura doméstica o solar, rozaduras y ampollas. También nos ayuda a descongestionar las piernas hinchadas y a mejorar las lesiones del acné.

El BÁLSAMO DE HIPÉRICO contiene una elevada cantidad de aceite de hipérico y lo podemos tener en la cocina de nuestra casa para aplicarlo directamente sobre la piel dañada después de sufrir una quemadura. Solo una precaución con el hipérico: puede ser fotosensibilizante. Por eso no se recomienda su aplicación antes de tomar el sol.

Y qué podemos decir de la flor de árnica, planta de las montañas que crece a gran altitud y ha sido desde siempre la planta antiinflamatoria por excelencia. Con efecto analgésico y antioxidante, estimula la reparación de los tejidos y disminuye el edema. Árnica para aplicar en dolores musculares, articulares, pequeñas inflamaciones, golpes y hematomas.

El BÁLSAMO DE ÁRNICA contiene aceite de árnica y de enebro que actúa también como analgésico local potenciando el efecto calmante y antiinflamatorio. No puede faltar en tu botiquín para:

  • Aplicar en masaje sobre músculos contracturados
  • Articulaciones doloridas
  • Evitar que salgan moratones después de un golpe
  • Picaduras de insectos
  • Preparar el músculo para el ejercicio

Menta, tomillo y eucalipto es una mezcla pensada para mejorar la congestión nasal, despejar las vías respiratorias y calmar la tos. La menta actúa refrescando y mejorando la circulación sanguínea en la zona, el tomillo calma la tos y el eucalipto actúa como desinfectante.

El BÁLSAMO DE MENTA Y TOMILLO es nuestro descongestivo natural de vías respiratorias.Se puede aplicar debajo de la nariz, en el cuello y en el pecho, frotado suavemente para liberar los aceites esenciales que contiene para que desinfecten el ambiente y actúen calmando la tos y mejorando la respiración. En niños menores de 3 años se recomienda la aplicación en la planta de los pies.

Comparte este artículoShare on Facebook79Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0
    Artículo en: Salud

Comments(0)

Leave a Comment