Historia de un cosmético

Historia de un cosmético
Home / Historia de un cosmético

Para elaborar un buen cosmético se necesitan dos cosas principales

Una idea inspiradora que nos indique el camino que queremos seguir.
Los mejores ingredientes que permitan hacer realidad esa idea.

En Amapola Biocosmetics:

1
Seleccionamos materias primas interesantes, nada de tanta química, cosas más sencillas y elementales, ingredientes de aquí, de allí, de tierras lejanas, del jardín de casa o de recolección silvestre por caminos y bosques segovianos.
2
Escogemos para ti los olores de los mejores aceites esenciales, sentimos las texturas suaves y delicadas de los aceites vegetales que acarician la piel, y “saboreamos” con todos los sentidos el producto final, que se podría hasta comer.
3
Mezclamos ingredientes: aceite de almendras con aceite de germen de trigo y aceite de manzanilla, unas gotitas de aceite esencial de limón y ya está hecho un aceite limpiador facial, nuestro primer cosmético.
4
Creamos nuevas fórmulas innovadoras poniendo en marcha toda nuestra creatividad, fórmulas pensadas para mejorar los problemas de tu piel. Esto es lo que más nos gusta, lo más gratificante de nuestro trabajo.

¿Por qué elegimos las plantas como base de las formulaciones?

1
Creemos que las plantas contienen mucho más que principios activos, antioxidantes, calmantes, hidratantes o nutritivos. Las plantas contienen toda la sabiduría de la naturaleza, y nuestra misión es intentar que esta sabiduría llegue a tu piel.
No es una tarea fácil. Hay que elegir ingredientes de primera calidad, apenas procesados y de cultivo ecológico y además incorporarlos a las formulaciones con mucho mimo para no perderlos en el proceso.
Nuestras fórmulas respetan “lo vivo” de las plantas. Son fórmulas sencillas, con pocos ingredientes, pero con un gran porcentaje de sustancias activas que la piel absorbe y agradece.
2
La naturaleza es nuestra fuente de inspiración, los olores, las texturas, los colores… Hay que empaparse de la naturaleza y vivirla, por eso un paseo por el bosque puede ser el desencadenante de un nuevo producto o de una nueva idea que poner en marcha.
3
Formulamos de persona a persona, pensando en la piel que queremos tratar y en cómo mezclar los ingredientes más adecuados para nutrir la piel seca, calmar la piel sensible o hidratar la piel joven.