AMAPOLA BIOCOSMETICS,S.L.U Reviews with ekomi.es
CONSIGUE UN PRODUCTO DE MAQUILLAJE GRATIS CON TU PEDIDO MAYOR DE 70€
Los 5 mitos más comunes sobre la protección solar desmontados por una farmacéutica

Los 5 mitos más comunes sobre la protección solar desmontados por una farmacéutica

Nos dicen que nos protejamos del sol durante todo el año y más en verano. Que nos pongamos debajo de la sombrilla para no quemarnos, que los protectores de un año a otro mejor no usarlos, pero ¿qué de todo eso es verdad? Hemos recopilado creencias falsas sobre el sol para evitar problemas en nuestra piel si usamos mal el protector. Aquí tienes los 5 mitos más comunes sobre la protección solar desmontados por una farmacéutica.

Creencias falsas sobre el sol

Hemos recopilado las 5 creencias falsas sobre el sol que más gente creen que son verdad, pero que no tienen ninguna base científica ni demostrada. Ahí van.

Échate la crema del sol 20 minutos antes de salir de casa. 

Hay mucha gente que cree que te tienes que echar la crema media hora antes de salir de casa para que haga efecto. Y se active el filtro solar. 

Pero no es necesario esperar. Las cremas del sol, sobre todo si son naturales con filtro físico, protegen desde el momento en que te las das. 

Eso sí, no basta con extender un poco de crema y ya.

Hay que echarse buena cantidad.

¿Cuánta?

Unas 6 o 7 cucharaditas de café para todo el cuerpo. Así que si no te gusta la sensación grasa que deja la crema solar, pero quieres que te proteja bien, escoge una que lleve gel de aloe vera o aceites de absorción rápida o tacto seco como el aceite de argán o de aguacate.

De esta forma, se absorberá sin dejar película grasa.

Y eso buscamos en Amapola al formular nuestra crema solar corporal best seller que se extiende perfectamente ya que tiene textura aceitosa pero no grasa.

Es gracias a la manteca de karité que nutre sin dejar la piel pringosa y la formulación rica en aceites que no engrasan ni la piel ni el pelo. Estos son:

  1. El aceite de argán, que mantiene la piel joven revirtiendo los daños de la exposición al sol con su efecto contra los radicales libres.
  2. El aceite de aguacate bío, que filtra muy bien las radiaciones UV.
  3. El aceite de burití, que protege contra las quemaduras del sol.

Me encanta el olor y la textura, y que no tenga filtros químicos agresivos. De hecho, la he descubierto buscando precisamente esto, que no tuviera componentes dañinos para la salud”.

Por aquí tienes más opiniones de clientes sobre los protectores solares naturales de Amapola Bío.

Las cremas solares naturales te dejan la piel blanca 

Vas a la playa o a la piscina y nadie quiere parecer Cásper, mucho menos si tienes la piel morena de forma natural.

Tampoco es agradable ir con pegotes blancos a trabajar o que tu hijo se te escurra cual calamar.

Los protectores solares tienen que proteger, es verdad. Y lo hacen gracias a sustancias que filtran la radiación dañina. 

Pero la película blanca depende siempre de los ingredientes y la formulación del protector solar.

Las cremas solares naturales utilizan ingredientes como el óxido de zinc y el dióxido de titanio, que son como ponerte una capa de superman sobre la piel. 

Hacen de barrera física y reflejan y dispersan la luz solar.

Y una de las características de estos minerales es que pueden dejar una película blanca si el producto no está bien formulado.

¿Cómo conseguimos nosotros un solar natural FPS 25 con filtro físico que no deja blanco (o no tan blanco)?

  • Lleva sólo óxido de zinc como filtro solar de amplio espectro (sin usar nanopartículas contaminantes para el mar).
  • Hemos reducido el efecto blanco mejorando la textura y la mezcla del producto: un 61 % son ingredientes de base grasa que aportan estabilidad al filtro.
  • Lo hemos reforzado con aceite de burití, que tiene un tono amarillo que te ayudará a conseguir un bonito bronceado sin quemarte ni parecer Cásper.

Así que sí, este es otro mito falso sobre protectores solares y filtros naturales.

Aquí puedes leer más sobre nuestra crema del sol corporal.

La protección solar impide que el cuerpo absorba la vitamina D 

Seguimos hablando de protección solar, mitos y realidades. Y es que tu cuerpo ya sintetiza vitamina D sin darte cuenta, lleves o no protección.

Por ejemplo, cuando sales a tomar algo, te vas de terraceo o a por el pan sin protector solar estás sintetizando vitamina D (con estar unos 10 o 15 minutos ya es suficiente).

También sintetizas vitamina D cuando estás debajo de la sombrilla sin darte crema.

O cuando te expones sin protección estando nublado.

Además, por muy alto que sea el SPF, la protección nunca es del 100 %.

Porque te echas menos crema, porque llevas prisa, porque no la reaplicas, porque sudas,….

Y porque las pruebas de protección solar y piel se hacen en un laboratorio en condiciones ideales que no existen en la vida real donde existe el sudor, la sal, la ropa,…

Y que según tu tipo de piel, te dura más o menos la protección solar sobre la piel.

Entonces, siempre hay un porcentaje de radiación que llega a tu piel para sintetizar la vitamina D. 

Y es verdad que echarte crema del sol puede dar pereza si no te vas a exponer de manera directa. Por eso, ¿has probado a echarte una que te apetezca usar?

Nuestros clientes dicen que la nuestra es agradable de echar porque sientes la piel cómoda, se extiende bien y deja un olor agradable sobre la piel que desaparece rápido.

Si está nublado o vas conduciendo, no hace falta echarte crema 

Uno de los falsos mitos sobre solares más extendido es que si está nublado, no te quemarás. Y esto no es verdad.

Porque hasta el 80 % de la radiación UV (la responsable del cáncer de piel) sigue llegando a tu piel.

Y es que las nubes filtran la radiación infrarroja y por eso tienes menos sensación de calor. Pero la radiación UV llega igual a tu piel.

Así que es mejor aplicarte el protector solar igual que harías si fuera un día cálido y soleado.

Y lo mismo si te da el sol a través de una ventana, como cuando vas en el coche.

Te puedes quemar si pasas mucho tiempo conduciendo, los cristales no están tintados y la radiación ultravioleta es alta.

Y es que el vidrio sin tintar, el que se usa en la mayoría de coches, reduce, pero no bloquea todos los rayos UV.

Y como la cara es una de las partes más expuestas y donde más se nota la edad, mejor prevenir que curar.

Y es cierto que la edad no perdona te dé el sol o no, pero no es lo mismo envejecer bien que echarte años encima por arrugas o manchas en la piel.

Por eso formulamos una crema solar facial que protege frente a todo tipo de radiación y a la vez es tratamiento.

  • Previene que te salgan manchas gracias al aceite de coco que es alto en antioxidantes.
  • Previene las arrugas causadas por el sol porque mantiene a raya la oxidación exprés de la piel cuando está al sol.
  • Aumenta la biosíntesis de colágeno en los fibroblastos y mejora la elasticidad de la piel.

Y todo eso mientras te está protegiendo.

Las cremas no caducan  

Es mejor no utilizar el protector que sobró del año pasado. 

Porque las cremas del sol sí caducan. Y lo hacen más rápido que otros cosméticos.

Fíjate bien en la fecha de caducidad o consumo preferente que llevan. Porque una vez pasada esa fecha, no es garantía que el producto sea seguro: los ingredientes activos se secan, se descomponen y los filtros dejan de ser estables y ser efectivos.

Además, otro dato que mucha gente no sabe es que la crema del sol protege si te echas buena cantidad, como 9 cucharadas de crema para todo el cuerpo. 

Así que usa todo el protector solar que puedas para protegerte este verano. Le haces un favor a tu piel y a tu bolsillo. Porque quedará sin utilidad al año que viene.

Esperamos que este post de creencias falsas sobre el sol te haya gustado y te sirva para cuidarte la piel evitando daño acumulado y enfermedades graves de la piel a largo plazo.

Related Posts