CAMINANTES…no hay camino, se hace camino al andar.

Home / Belleza Natural / CAMINANTES…no hay camino, se hace camino al andar.

Sí, al andar se hace camino, y son muchas las experiencias que se viven, los lugares que se descubren y las personas que nos vamos encontrando. Andando, la vida pasa más despacio, se disfruta más intensamente y se observa todo desde otra perspectiva.

Caminar tiene multiples beneficios para nuestro organismo, sobre todo si nuestros pasos recorren un bosque o un espacio natural lejos de la contaminación de las ciudades.

Cuando caminamos:

  • Disminuimos el riesgo de sufrir hipertensión y prevenimos la aparición de diabetes.
  • Aumentamos nuestros niveles de vitamina D, tan importante para el desarrollo saludable de nuestros huesos.
  • Mejoramos la circulación periférica de nuestras piernas y evitamos la obesidad y los depósitos de celulitis.
  • Fortalecemos nuestros huesos y articulaciones.
  • Mejoramos el estrés, fortalecemos el corazón y disminuimos el riesgo de padecer cáncer.

Creo que son razones suficientes para plantearnos caminar al menos 1 hora al día si queremos tener una salud de hierro.

Pero caminar también entraña algunos riesgos mínimos que podemos solventar fácilmente.

  • Pueden aparecer agujetas, sobre todo al principio
  • Problemas de contracturas, torceduras
  • Pesadez en las piernas

Para solucionar estos pequeños inconvenientes te proponemos dos productos que no pueden faltar en tu mochila de caminante.

Crema Camino de Santiago

Nos encanta contar la historia de la crema Camino de Santiago, y es que ¿cuántas veces nos han preguntado por qué ese nombre?

Esta fórmula nació por encargo de unos amigos que iban a hacer el Camino de Santiago y necesitaban una crema para el cansancio de las piernas, las contracturas musculares y la pesadez.

En aquel momento me entusiasmé formulando y conseguí una maravillosa mezcla de plantas cúralo-todo:

  • Aceite de árnica para la inflamación
  • Hipérico para regenerar
  • Hamamelis para favorecer la circulación
  • Romero para cuidar el músculo
  • Mentol para refrescarEl resultado fue una de las cremas más efectivas que tenemos.
    Es una emulsión ligera, súper refrescante, que siempre debes aplicar desde el tobillo hacia arriba. Notarás enseguida como calma la sensación de pesadez y mejora la circulación sanguínea, provocando un tremendo descanso en tus piernas.
    Se potencia el efecto si antes has metido los pies en remojo en agua fría durante 10 minutos.Más detalles sobre esta crema, textura y aplicación.

Bálsamo de Árnica y Enebro

Seguro que conoces esta planta, y es que su fama la precede. Se utiliza desde hace montones de años con resultados más que probados. ¿A qué esperas para incluirla en tu botiquín casero?

El árnica es una planta de las montañas porque crece a gran altitud y ha sido desde siempre la planta antiinflamatoria por excelencia. Con efecto analgésico y antioxidante, estimula la reparación de los tejidos y disminuye el edema.

Este bálsamo te va a ayudar a:

  • Recuperar músculos contracturados
  • Calmar articulaciones doloridas
  • Evitar que salgan moratones después de un golpe
  • Disminuir la inflamación y el picor producido por picaduras de insectos
  • Preparar el músculo para el ejercicio

Aplica una pequeña cantidad en la zona a tratar, no te pases de cantidad que cunde mucho.

Ya no tienes excusa para empezar a caminar hoy mismo.

Aprovecha el descuento y compra ahora

Comparte este artículoShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0