CUIDA TU PIEL EN INVIERNO

Home / Belleza Natural / CUIDA TU PIEL EN INVIERNO

         Más que nunca en invierno nuestra piel no solo sufre las inclemencias del tiempo, sino
también la sequedad del ambiente de nuestra casa o nuestro trabajo, dejando la piel seca y
tirante, deshidratada. No podemos dejar que pase eso.
        Desde Amapola te aconsejamos como cuidar tu piel en invierno para mantenerla hidratada y
bonita.

¿Qué pasa con la piel en invierno?

        La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, nos separa del medio externo y mantiene nuestra temperatura corporal, es nuestra barrera frente a las bacterias y refleja nuestras emociones. Por todo esto se merece que la cuides con los mejores productos.

         La piel funciona como una barrera de defensa frente al frío y al calor. Su capa más profunda, la
hipodermis, está formada por células grasas que se encargan de protegernos frente al frío y
son verdaderos acumuladores de energía.

       Durante el invierno nuestra piel se ve sometida a  cambios bruscos de la temperatura,
pasamos de una temperatura de 4 º C en la calle a 23º en casa, esto supone que especialmente
las pieles secas y sensibles tiendan a deshidratarse y enrojecer.

Además la piel está expuesta al viento frío del invierno que reseca y a la nieve o la lluvia, por lo
que tenemos que proteger eficazmente la piel del rostro, los labios y las manos, que son las
zonas más expuestas a los factores climáticos adversos.

       Las pieles sensibles y secas tienen una capa superficial muy fina por lo que, con el viento y el
frío, tienden a deshidratarse con facilidad. La piel extremadamente fina y delicada de los labios
puede agrietarse hasta formarse heridas y la piel de las manos aparece áspera y descamada.
Las calefacciones y la temperatura a veces demasiado elevada de nuestros hogares hacen que
la piel se reseque aún más y a esto hay que sumarle que en invierno nos solemos duchar con el
agua muy caliente por lo que la piel se ve agredida y reacciona enrojeciendo y secándose poco
a poco.

Cuídala  desde dentro

        Para mantener la piel nutrida e hidratada también en invierno no solo tenemos que cuidar lo
que nos aplicamos externamente, igual o más importante es cuidar nuestra alimentación.
Hay alimentos perjudiciales que afectan negativamente a la piel y que deberíamos evitar, entre
ellos están los embutidos, las carnes a la parrilla, los alimentos muy procesados, la sal, las
conservas, la harina refinada, las bebidas azucaradas o el propio azúcar blanco.

     Sin embargo hay otros alimentos que nos pueden aportar todos los nutrientes que nuestra piel
necesita en este momento. Alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos esenciales,
sustancias fundamentales para mantener la piel bien nutrida e hidratada.
Toma zumos de frutas frescas, verduras como las zanahorias, el apio, la alcachofa o el
aguacate, verduras de hoja verde, germinados y brotes. Entre las frutas elige las más
antioxidantes como los arándanos, los cítricos, manzanas o piña.

      Otros alimentos recomendables son los cereales integrales, los frutos secos, el pescado fresco
o las infusiones de plantas depurativas.

Como cuidar la piel en invierno, desde fuera

      Para cuidar la piel desde fuera es imprescindible que mantengamos una rutina de limpieza por
la noche con productos suaves que no irriten ni resequen más la piel, debemos evitar los
productos que contengan sustancias detergentes como el lauril sulfato sódico, incluso en los
champús o geles de ducha.

      Nuestra LECHE LIMPIADORA DE SAPONARIA limpia sin resecar porque no contiene sustancias
detergentes.

    Por la noche tenemos que reforzar la nutrición aplicando productos ricos en aceites
vegetales ecológicos.

Cosmética Natural

         Os recomendamos el SERUM REJUVENECEDOR ALMA DE ARGÁN. Es una mezcla 99% ecológica de varios aceites preciosos, principalmente el aceite de argán, el de sésamo y el de jojoba, tres joyas de la hidratación.
Al ser una mezcla de aceites su tacto es necesariamente oleoso y untuoso, aunque no
demasiado graso y después de masajearlo ligeramente se absorbe muy bien.
Lo presentamos en un envase de vidrio con dispensador para que puedas dosificar
correctamente la dosis adecuada. El increíble olor lo pone el aceite esencial de incienso , penetrante y un tanto alimonado, nos recuerda el olor  de los templos y nos invita a la meditación.

        Por la mañana protege la piel con una buena crema hidratante que evite la pérdida de
agua y no olvides, cuando sea necesario, emplear una crema de protección solar que contenga
únicamente filtros minerales.
Elegimos para ti la CREMA REVITALIZANTE ALMA DE ARGÁN. En esta crema incluimos el aceite
de argán como aceite principal, y está presente en un elevado porcentaje, para que se note,
porque nos interesa su contenido en ácido oleico y liloleico, dos ácidos grasos esenciales para
la formación de nuestras membranas celulares. Te la recomendamos a ti, que en invierno la piel se te queda acartonada, que ya no sabes qué ponerte para mantenerla nutrida y que no se descame.
Es una emulsión espesa y a la vez de fácil absorción, de color marroncillo que recuerda al
chocolate porque contiene cacao en polvo.

         Los labios es muy importante protegerlos del frío utilizando bálsamos labiales que no
contengan vaselina, sino ingredientes vegetales que los hidratan en profundidad como la
manteca de karité o de cacao, el aceite de aguacate o el de almendras.
Para esto tenemos un remedio delicioso, BÁLSAMO LABIAL DE CALÉNDULA Y MIEL, que podría servir incluso para untar tus tostadas por la mañana, casi 100% bio, y con ingredientes comestibles.
Es un bálsamo sólido, nutritivo a tope, con ingredientes como el aceite de caléndula, la
maneca de karité, aceite de almendras o de aguacate. Y para hacerlo más apetecible un toque
de miel y canela.
La manteca evita la deshidratación, la almendra y el aguacate nutren, la caléndula calma y la
miel regenera y cicatriza.
Llévalo siempre en el bolso y….¿Quién se va a resistir a besarte?

Los 4 imprescindibles en invierno.

Aceite de sésamo: aceite rico en calcio y vitaminas que calienta la piel y filtra las
radiaciones solares.
ACEITE DE ARGÁN. Oro líquido de Marruecos.
Aceite de jojoba: cera líquida de origen americano muy nutriente y emoliente
Manteca de karité: manteca vegetal que nutre las pieles más secas y agrietadas

6 consejos para cuidar tu piel en invierno.

– Sal de casa con la crema facial puesta
Evita las duchas muy calientes
– Come productos frescos y ecológicos
– Utiliza con frecuencia un bálsamo labial
Nutre tu piel por la noche
Evita temperaturas de más de 21ºC en casa

www.amapolabio.com

Comparte este artículoShare on Facebook4Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Comments(0)

Leave a Comment