DOBLE LIMPIEZA FACIAL: ¿QUÉ ES?… Y COMO LLEVARLA A CABO

Hace tiempo que oímos hablar de la doble limpieza facial, pero ¿de verdad entendemos qué es y cómo debemos aplicarla? Para que no te quede ninguna duda aquí te contamos el doble beneficio que tiene para tu piel  utilizar está técnica usando cremas ecológicas sin tóxicos.

En Amapola no nos cansamos de recordarte lo importante que es la limpieza facial, insistimos en que no te puedes ir a la cama sin haberte limpiado la piel, te maquilles o no. Las mujeres orientales, expertas en rituales de belleza, piensan lo mismo, y no solo lo piensan si no que lo llevan a cabo en su  limpieza facial que repiten cada día con paciencia y sabiduría, el resultado: una piel luminosa y tersa que muchas europeas querríamos para nosotras.

No es tan difícil conseguir este beneficio, hemos investigado en qué consiste el ritual y lo hemos adaptado a las costumbres europeas. Te explicamos cómo llevarlo a cabo y conseguir esa piel radiante que estás buscando.

¿Qué es la doble limpieza facial?

La doble limpieza facial, como su nombre indica, consiste en utilizar dos productos para limpiar la piel:

  • Un limpiador de base grasa, generalmente un aceite o un bálsamo, para arrastrar los restos grasos de la piel como maquillaje, máscara de pestañas, sombras de ojos o protector solar.
  • Un limpiador de base acuosa, una leche limpiadora, agua micelar o jabón suave, para eliminar los restos de suciedad soluble en agua como el sudor y otros restos de cosméticos.

En realidad esta forma de limpieza tiene mucho sentido ya que, sobre todo si nos maquillamos o utilizamos protector solar todo el año, a veces es difícil retirar todo esto de la piel en una sola limpieza o con un solo producto y no es aconsejable para nada utilizar un solo producto demasiado agresivo que sí, retira toda la suciedad, pero a costa de alterar nuestro manto hidrolipídico y desequilibrara el pH de nuestra piel.

¿Qué productos tengo que utilizar y cómo debo hacerlo?

Te explicamos la limpieza paso a paso:

Paso 1. Aplicar el limpiador de base grasa. En este caso te recomendamos el ACEITE DE SÉSAMO, masajeando con las manos realiza movimientos circulares empezando por el rostro en general y después insistiendo suavemente en el contorno de los ojos y en las pestañas, para retirar la máscara de pestañas y las sombras.

Paso 2. Retirar los restos de la primera limpieza utilizando una muselina que mojaremos en agua tibia y pasaremos por el rostro suavemente, repitiendo varias veces hasta retirar bien todo la suciedad.

Paso 3. Aplicar el segundo limpiador, la LECHE LIMPIADORA DE SAPONARIA, suave leche limpiadora de base acuosa. Mojar una esponja marina en agua templada y poner el producto directamente en la esponja, frotar suavemente por el rostro hasta conseguir una limpieza completa. Al final aclarar con agua fría.

Paso 4. Para cerrar el poro y reequilibrar el pH de la piel te recomiendo utilizar un TÓNICO FACIAL. Te ayudamos a elegir el más adecuado para tu tipo de piel:

TÓNICO FACIAL DE LAVANDA, para pieles mixtas.

TÓNICO FACIAL DE MALVA, para pieles sensibles.

TÓNICO FACIAL DE ROMERO, para pieles grasas.

Después de estos sencillos pasos, que no te llevarán más de 5 minutos, tu piel ya estará requetelimpia y preparada para recibir su tratamiento de noche: serum facial, crema nutritiva, contorno de ojos… lo que necesite.

Los 6 beneficios de realizar la doble limpieza facial cada día:

  1. Limpieza más profunda, que arrastra las impurezas de la piel.
  2. Al no utilizar productos agresivos no altera el manto hidrolipídico ni altera el pH de la piel.
  3. Reduce los residuos contaminantes al retirar el producto con una muselina y una esponja.
  4. Apto para todo tipo de pieles, incluidas las pieles grasas.
  5. Reduce los puntos negros, granitos, rojeces o exceso de grasa (que provocan como efecto rebote algunos limpiadores demasiado agresivos).
  6. Consigue una piel tersa y luminosa.

¿Por qué es mejor utilizar cosméticos ecológicos en la doble limpieza?

En primer lugar si lo que buscamos es limpieza no lo queremos solo para nuestra piel, sino también para el medio ambiente.

Utilizando cosmética ecológica no tienes que preocuparte por las sustancias químicas contaminantes que pueda contener  el  cosmético y que se van por el desagüe de tu lavabo hasta el mar.  Solo tienes que disfrutar de la limpieza sabiendo que lo que haces es bueno para tu salud y la salud del planeta.

En segundo lugar benefíciate de utilizar cosméticos que son efectivos y respetuosos con tu piel, que te aportan nutrientes esenciales y que alimentan las estructuras de tu epidermis para dejarla tersa y luminosa.

¿Te he convencido? Solo tienes que probarlo una vez y verás que ya no puedes volver a lo de antes.

Comparte este artículoShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

CLOSE
CLOSE