LA SAL DE LA VIDA

Home / Belleza Natural / LA SAL DE LA VIDA

La sal, símbolo de hospitalidad, incorruptibilidad y considerada por los alquimistas como el quinto elemento, es sin duda uno de los minerales más apreciados por la humanidad. Además presenta interesantes propiedades en el cuidado de la piel. Te lo contamos.

DEFINICIÓN, OBTENCIÓN Y TIPOS DE SAL

La sal es uno de los compuestos más abundantes en la naturaleza, se encuentra en dos estados, en forma de mineral, y disuelta en las aguas de los mares y algunos lagos, denominada sal marina.

La sal marina se obtiene por evaporación del agua del mar y está compuesta en un 86% de cloruro sódico, aunque también contiene algunos oligoelementos necesarios para el organismo como el calcio, el magnesio, el manganeso o el yodo.

La sal del Mar Muerto destaca por su riqueza en minerales y por las propiedades que aporta a nuestra piel.

Se obtiene de una gran grieta geológica situada entre Jordania e Israel que está a 400 m por debajo del nivel del mar. Se abastece de aguas del río Jordán desde hace más de 3 millones de años.

Cleopatra y la Reina de Saba ya utilizaban las sales y los barros del Mar Muerto en sus terapias de belleza.

PROPIEDADES DE LAS SALES DEL MAR MUERTO

Aunque en exceso es nociva, la sal es necesaria para mantener un buen equilibrio fisiológico entre el cloro y el sodio en nuestro organismo.

La piel es uno de los órganos que mejor refleja el desequilibrio en este sistema de regulación, el aumento de cloruro sódico en los fluidos corporales implica un aumento en la deshidratación de la piel que deberá corregirse aumentando la ingesta de agua para que no se deshidrate la piel.

La sal del Mar Muerto es rica en minerales como el magnesio, bromo, yodo, azufre, potasio y carbonato de magnesio. Estos minerales estimulan la circulación sanguínea y linfática activando la depuración del organismo. Impulsan la renovación y el rejuvenecimiento de la piel aumentando la afluencia de oxígeno y facilitando la nutrición celular.

CÓMO UTILIZAR LAS SALES DEL MAR MUERTO

LA SAL COMO EXFOLIANTE

Una de las aplicaciones más antiguas de la sal marina en tratamientos de belleza fue su uso como exfoliante de la piel del rostro y del cuerpo.

Por su especial forma de cristalización la sal produce un ligero efecto abrasivo que elimina las células muertas de las capas más superficiales de la piel.

Para una exfoliación suave del rostro se puede emplear la sal del Mar Muerto de Lavanda o Rosa triturada y mezclada con  la leche limpiadora de Saponaria y aplicarla con movimientos circulares  durante un par de minutos. Luego retirar con agua y aplicar la crema facial de jojoba y sésamo para suavizar y nutrir en profundidad la piel.

Para una exfoliación corporal se puede utilizar la sal marina de naranja o romero mezclada con un aceite vegetal de almendras o aguacate y se frota enérgicamente por todo el cuerpo especialmente en rodillas, codos y plantas de los pies. Después retirar con agua y aplicar la leche corporal de hipérico para hidratar bien la piel.


BAÑOS DE SAL: SALMUERAS

El baño tiene su origen en un rito purificador, desde los romanos con las termas hasta los árabes con el hamman, las grandes civilizaciones han rendido su culto al agua.

El baño caliente en sí mismo es el antídoto perfecto contra el estrés y la ansiedad, si además le añadimos sales del Mar Muerto estaremos reforzando su efecto revitalizante y limpiador.

Cuando tomamos un baño de sal o salmuera, los minerales de la sal penetran en la piel en forma de iones y actúan equilibrando y activando el flujo de energía de nuestro organismo. El efecto desintoxicante de un baño de salmuera se puede compara con 2 días de ayuno.

Para llevarlo a cabo debemos poner el agua de la bañera a 37º C y añadir unos 100 g de la sal del Mar Muerto elegida:

Sal del Mar Muerto de Lavanda: relajante

Sal del Mar Muerto de Romero: estimulante

Sal del Mar Muerto de Rosa: equilibradora

Sal del Mar Muerto de Naranja: calmante

El baño debe durar 20 o 30 minutos y después de secarse bien con una toalla se debe permanecer en reposo durante media hora y a continuación aplicar por todo el cuerpo una crema nutritiva, te proponemos nuestra Manteca de Karité con aceite de Argán, que es untuosa, se extiende muy bien nutre las capas más profundas de la piel.

Estos baños estarían recomendados para tratar problemas de piel como acné, psorisis, heridas o enfermedades reumáticas, estarían contraindicados en caso de padecer alguna enfermedad circulatoria grave.

ALGUNAS RECETAS CASERAS CON SAL DEL MAR MUERTO QUE FUNCIONAN

Baño para piel sensible: en el agua de la bañera a 37º añadir 3 puñados de sal de lavanda, 2 puñados de copos de avena y un litro de infusión de manzanilla. Permanecer durante 20 minutos.

Baño de pies estimulante y exfoliación: llenar una palangana con 3 o 4 litros de agua fría, añadir  1 puñado de sal de romero, 10 gotas de aceite esencial de naranja y 5 gotas de aceite esencial de menta. Permanecer durante 15 minutos. Después aplicar la mezcla exfoliante elaborada con: media cucharada de harina de avena, media cucharada de sal marina de romero, dos cucharadas de gel de aloe y 5 gotas de aceite esencial de limón.

Baño relajante: en el agua de la bañera a 37º añadir 3 puñados de sales de baño de naranja o lavanda, un litro de infusión de hierba luisa y 20 gotas de aceite esencial de lavanda. Permanecer durante 20 minutos.

Para disfrutar, relajarte  y cuidar tu piel.  

Comparte este artículoShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0